sábado, 16 de mayo de 2009

Despedida

.



Despedirnos
arrastrando las horas
como una envoltura muerta,
vorágine de adioses
y soledades,
génesis de la nostalgia
donde instantes mágicos,
y lúdicos, y trágicos,
pueblan la memoria,
herida abierta al amigo y al amor,
perdida ya la inocencia
de un primer ¡ te quiero!
Y un primer ¡ adiós !


.

3 comentarios:

vangelisa-almasperdidas dijo...

Duele tanto decir adiós,
es como arrancar algo de tu alma...negar lo que sientes.
Duele preguntar hasta cuando.
Y no se pregunta.
Dudas, miedos, reproches, sentimientos heridos…
Cuesta tanto decir te quiero,
Que no se dice.
vangelisa

bonito pema el tuyo, y tu musica

Silvia Beatriz dijo...

Las despedidas siempre nos secan un poquito el alma.
Ne gustó mucho.
Saludos!

Amanis dijo...

Tan corto y tan intenso. Sólo he sentido el dolor del alma en una despedida sin retorno...Y es verdad que duele.